entrar
cerrar

Camas de cultivo

Las camas de cultivo son espacios, generalmente cuadrados o rectangulares delimitados por cercos de madera, PVC, hormigón, etc., rellenos de un sustrato adecuado donde se plantan generalmente especies vegetales de una misma familia para  facilitar su crecimiento y cuidado.

Las camas de cultivo son unos elementos empleados en la jardinería que presentan múltiples beneficios y que hasta hace poco tiempo en nuestro país eran prácticamente desconocidas, salvo por profesionales de la jardinería. Con el aumento del interés por los cultivos y la jardineria a nivel particular, las camas han comenzado a ser consideradas como una alternativa interesante y gratificante a otras actividades de cultivos.

Estas pequeñas parcelas que se instalan fácilmente en cualquier zona del jardín nos pueden servir tanto para cultivar verduras y otros productos comestibles de la huerta que podremos emplear para nuestro consumo diario, como para cultivar plantas y flores ornamentales que después de su desarrollo inicial podremos transplantar a otros lugares de la casa o jardín.

Estos tipos de plantaciones se pueden utilizar en zonas montañosas para controlar la erosión  que se produce por las lluvias. También ayudan a conservar los nutrientes de la tierra y a optimizar el agua para el riego.

Construcción de las camas

Como hemos dicho anteriormente, las camas por lo general son de forma cuadrada o rectangular, no debiendo ser la anchura superior a los 1,2 mt., de forma que podamos alcanzar fácilmente con las manos y sin esfuerzos la zona central para poder trabajar en ella. El largo es indiferente y vendrá determinado por el espacio disponible en el jardin o parcela y la cantidad, que no variedad, de las plantas que vayamos a colocar.

Siempre deberemos tener presente los diferentes tipos de cultivos que vamos a plantar, tratando de individualizarlos por mesas e intentando no mezclar diferentes tipos de plantas, ya que cada especie requerirá un tratamiento específico; riego, tipo de sustrato, época de plantación, etc.

Igualmente deberemos buscar un lugar donde el sol tenga el mayor número de horas de presencia y donde se encuentren, dentro de lo posible, al mayor resguardo posible de los vientos y las bajas temperaturas.

Las camas se pueden fabricar de diferentes materiales e incluso, se pueden comprar prefabricadas siendo la única operación necesaria el montaje, que por lo general es muy sencillo. Uno de los materiales más asequible es la madera que deberá estar convenientemente tratada para aguantar las inclemencias del tiempo y los rayos solares.

En cuanto a las camas de madera debemos resaltar que por su carácter modular los tablones, con los cantos cepillados y redondeados, pueden apilarse para crear camas más grandes de hasta un máximo de cuatro de alto.

 

Ventajas de las camas de cultivo

Son muchas las ventajas que nos ofrecen las camas de cultivo, entre las que caben destacar las siguientes:

  • Evitan la erosión del suelo, ya que la cama en sí hace de barrera y no permite que el agua caída de la lluvia pueda arrastrar el sustrato.
  • No permiten la compactación del terreno causada por el paso de persona o animales, facilitando de esta forma una mejor nutrición de las raíces y por tanto mejorando el crecimiento de las plantas.
  • Presentan una importante barrera contra esos pequeños animales, babosas, caracoles, etc., que por lo general tienden a invadir nuestras plantaciones para alimentarse con los vegetales que allí crecen.
  • Al poder concentrar mejor nuestros esfuerzos en el cuidado de las plantas de esta pequeña parcela, ya sea añadiendo más materia orgánica al sustrato u optimizando el riego, conseguiremos mejorar el rendimiento de las cosechas y al mismo tiempo adelantar el crecimiento de las plantas.
  • Cuando existen varias camas juntas, se crea un microclima que ayuda a mantener la humedad y de esta forma se mejora el crecimiento de las plantas y las semillas.
  • Mejoran y mantienen más homogénea la temperatura del sustrato y esto se traduce en plantas más sanas, grandes y fuertes.
  • Impiden el crecimiento de las malas hierbas u otras plantas ajenas a nuestros cultivos dentro de las camas.
  • Las camas de cultivo se pueden elevar sobre el suelo con lo que se facilita a la gente mayor o con problemas de espalda que puedan dedicarse a esta actividad sin perjuicio para su salud.



ATPerfiles dispone de una nueva gama de camas de cultivo elevadas muy útiles para crear huertos o jardines privados. Están fabricadas con madera de pino suecia  tratada de fuentes sostenibles. Por su carácter modular los tablones con los cantos cepillados y redondeados pueden apilarse para crear camas más grandes (hasta un máximo de cuatro de alto). Las uniones y las esquinas son de acero galvanizado para aguantar a la intemperie.

Nuestras camas elevadas están disponibles en los siguientes tamaños:

MEDIDAS

  • 1,2 mt de ancho x 1,2 mt de largo x15 cm de alto.
  • 1,2 mt de ancho x 2,4 mt de largo x15 cm de alto.
  • 1,2 mt de ancho x 3,6 mt de largo x15 cm de alto.
  • 1,2 mt de ancho x 1,8 mt de largo x15 cm de alto.
  • 1,2 mt de ancho x 3,6 mt de largo x15 cm de alto.
  • 1,2 mt de ancho x 5,4 mt de largo x15 cm de alto.



Los tablones son de madera de pino suecia tratada de 1,2 mt ó 1,8 mt de largo x 15 cm de alto x 4,5 cm de espesor. Son modulares y se pueden colocar hasta una altura de 4 tablones para obtener una altura total de 60 cm.

Print Friendly and PDF